Sin lactosa: Salud y variedad en tu dieta

en SALUD | Publicado 18-11-2014 | Marta López
sin lactosa
En este artículo descubrirás cómo es la dieta sin lactosa y qué significa ser intolerante a la lactosa. Explicamos a fondo los alimentos que contienen y no contienen lactosa y los diferentes tipos de intolerancia que existen. ¡Seguro que te sorprendes!

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Antes de contestar a la pregunta, empezaremos explicando qué es la lactosa: es conocida como el azúcar de la leche, ya que contiene glucosa. Está presente en diferentes porcentajes dependiendo de la procedencia de la leche. Por ejemplo, la leche humana contiene aproximadamente un 9% de lactosa, y la leche de vaca contiene un 4,7%.

Para poder asimilar la lactosa en nuestro cuerpo, el organismo produce lactasa. Una persona intolerante a la lactosa no produce lactasa o la produce en muy poca cantidad, provocando que no se asimile bien la lactosa en nuestro organismo. Eso lleva a sufrir una serie de molestias como acumulación de gases, diarrea y dolor abdominal, entre otros síntomas dependiendo de cada persona.

Se puede confundir la intolerancia con la alergia a la leche, pero son dos enfermedades distintas. Al contrario que la intolerancia, ser alérgico a la leche no significa que nuestro organismo produzca poca lactasa. Se es alérgico cuando nuestro sistema inmunitario considera dañinas algunas proteínas de la leche, provocando la reacción alérgica.

Por otro lado, existen varios tipos de intolerancia a la lactosa:

  • Permanente: es hereditaria, no tiene cura, ya que es genética, y la única forma de evitar los síntomas es haciendo una dieta sin lactosa. Suele ser progresiva, es decir, que a medida que envejecemos nuestro cuerpo produce menos lactasa; por eso la intolerancia a la lactosa es más frecuente en la edad adulta.
  • Temporal: este tipo de intolerancia es causada por diversas razones. Se produce con alguna enfermedad como infecciones gastrointestinales o en casos de malnutrición como anorexia o bulimia. También puede aparecer después de una operación quirúrgica en el intestino o por virus estomacales. Incluso se suelen dar casos de intolerancia por tomar ciertos tipos de medicamentos como antibióticos, aspirinas o antinflamatorios.
Algunas personas celíacas (intolerantes al gluten) también comparten síntomas de los intolerantes a la lactosa, por eso en ocasiones se recomienda hacer una dieta sin gluten más una dieta sin lactosa. En algunos casos, al eliminar el gluten, y ya sin molestias, la intolerancia a la lactosa desaparece siempre que se siga la dieta sin gluten.

La dieta sin lactosa

Como hay varios niveles de intolerancia, no hay una dieta sin lactosa específica. Cada persona tiene un grado de intolerancia distinto, por lo que la dieta puede tener muchas variantes. Por ejemplo, un intolerante a la lactosa puede tener prohibido tomar queso fresco, mientras que otro intolerante puede tomarlo sin molestias.

Se debe tener en cuenta, también, que los alimentos lácteos tienen diferentes grados de lactosa. Por ejemplo: la leche condensada, los helados de leche y la leche natural tienen más lactosa que el yogur, el queso y la mantequilla.

Hoy en día hay muchos sustitutivos de la leche sin tener que renunciar a una dieta sana o al calcio. Aun así, podemos encontrarnos con productos que nos hacen dudar, como el pan, los purés, y algunos platos precocinados. Es importante leer siempre la etiqueta y, en caso de duda, siempre preguntar al fabricante o a un experto.

La dieta sin lactosa está dividida en tres grandes grupos, que dividen los alimentos según su contenido en lactosa. Aquí explicamos cada grupo para que os sea más fácil comprender esta dieta:

  • Contienen lactosa: aquí están, básicamente, todos los alimentos que provienen de la leche y que se deberían evitar. Hoy en día existen muchos productos pensados para sustituirlos como la leche de avena con plus de calcio. Algunos ejemplos son: leche de vaca natural y en polvo, nata, queso, margarina, mantequilla, yogur y helados.
  • Pueden contener lactosa: son los más peligrosos, porque se debe estar muy atento a los ingredientes y especificaciones de los productos, ya que algunas marcas llevan lactosa y otras no. Se ha de tener especial cuidado con los alimentos precocinados y leer siempre los ingredientes. Algunos ejemplos pueden ser: puré, sopas, pan, bollería, embutido, sucedáneos de huevo, chocolate, cereales, batidos, rebozados, bebidas alcohólicas, medicamentos y dentífrico.
  • No contienen lactosa: este grupo es la base para una dieta sana, donde los alimentos naturales deben ser los más abundantes. Como en el grupo anterior, siempre serán más fiables los productos ecológicos ya que no suelen utilizar aditivos lácteos innecesarios. Algunos ejemplos de este grupo son: fruta, frutos secos, miel, huevos naturales, verduras y hortalizas, carnes y pescados naturales, y mermeladas.
Por suerte, gracias a los productos naturales y ecológicos, podemos disfrutar de una dieta sana y sin lactosa completa, sin tener que abstenernos de los alimentos que nos gustan

dieta sin gluten

En Font de Vida hemos abierto una categoría nueva de productos sin lactosa para que puedas ampliar tu dieta de forma natural y ecológica.
Si quieres saber más sobre la dieta sin lactosa, te recomendamos este link: www.lactosa.org

Comparte en las redes sociales:


Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre nuestros servicios, productos o proceso de compra?

ATENCIÓN AL CLIENTE

Síguenos en las redes sociales