Sésamo negro, el gran desconocido

Descubre el Sesamo Negro

Tostar semillas de Sésamo Negro libera productos químicos beneficiosos y mejora el sabor. Los chefs japoneses creen que el secreto está en asarlos ligeramente.

Vamos a conocer el Sésamo Negro

El sésamo es una semilla muy pequeña y plana, la variedad más conocida es el sésamo blanco, pero existe una variedad de sésamo de color negro que destaca por su aporte de calcio y hierro. Esta pequeña semilla alberga dentro grandes nutrientes.

En la medicina tradicional china el sésamo negro es muy apreciado y se le atribuyen numerosas propiedades entre las que destacan:

  • Es un excelente alimento para nutrir el riñón e hígado.
  • Lubricar los intestinos.
  • Nutrir los líquidos internos del cuerpo entre ellos la sangre.

En occidente el sésamo negro destaca por su alto contenido en Calcio característica que lo convierte en un aliado para mantener la calidad de los huesos en todas las edades.

Es muy recomendado en las dietas dónde no se consume lácteos.

También es significativo su aporte de Hierro, ideal para personas con anemia o mujeres embarazadas. Así como su aporte de magnesio y fosforo. 
Son semillas ricas en ácidos insaturados que ayudan a mantener los niveles de colesterol correctos.
La combinación de sésamo negro y legumbres nos garantiza el aporte de aminoácidos esenciales en la dieta, es decir una proteína completa vegetal. Por lo tanto, es un complemento ideal para dietas, veganas y vegetarianas.

Historia del Sésamo

Una de las especias de semillas más antiguas conocidas por el hombre, se cree que las semillas de sésamo se originaron en India o África. El primer registro escrito de sésamo se remonta a 3.000 AC. Hay tres variedades de semillas de sésamo: el blanco es el más común, el pálido, que también se llama dorado, marrón o dorado pálido, y el negro. Las tres variedades de semillas son muy similares, pero hay algunas diferencias sutiles: las semillas de sésamo negro y las semillas de sésamo dorado no se pelan, mientras que las semillas de sésamo blanco se pelan, lo que muestra el color verdadero de la semilla.



Las semillas de color más claro se encuentran con mayor frecuencia en las cocinas de Oriente Medio y Occidente, mientras que las semillas negras son más populares en la cocina del Lejano Oriente. Las semillas de sésamo están cargadas de vitaminas y minerales y las semillas de sésamo negro contienen aproximadamente un 60% más de calcio que sus primos sin cáscara.

¿Cómo podemos consumir el Sésamo Negro?

A la hora de consumir el sésamo se recomienda tostarlo ligeramente para resaltar su sabor. Para poder absorber todos los beneficios de esta semilla es muy importante tomarlo molido o machacado en un mortero. Dado que nuestro sistema digestivo no tiene la capacidad de digerir el grano entero.

Podemos moler en un molinillo de café o en un suribachi (mortero japonés) 3 cucharadas de sésamo tostado con una pizca de sal. Obteniendo un condimento llamado gomasio en japonés «sal de sésamo» ideal para añadir a nuestras salsas, sopas, cereales, ensaladas, legumbres…
Se puede añadir a cualquier plato que se te ocurra, siempre sin cocinar. Se recomienda un consumo diario de entre una y dos cucharadas de postre al día.
Para su conservación se debe guardar en un tarro de cristal y en la nevera unos 3 días máximo para evitar que sus grasas se oxiden y enrancien.
Ahora que ya sabes que todo lo que nos aporta el sésamo negro son ventajas… ¡no puede faltar en tu despensa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *