¡Refresca tu verano con la crema de lechuga!

Con tanto calor, a la mayoría nosapetece disfrutar de alimentos frescos que nos aporten vitalidady ligereza. Existen muchos tipos de cremas de verduras que no sólo puedenconsumirse en invierno ya que puedes realizar alguna variación y adaptarlacomo más te apetezca.Hoy te explicamos como elaboraruna crema de lechuga, sana, ligera y refrescante para que te adentres en elmundo de las cremas veraniegas. ¡Pruébala, no te arrepentirás!

Para 4 personas:

Tiempo de preparación: 5-10 min
Tiempo de cocción: 15 min
Tiempo total: 20-25 min

Puedes consumirla a temperatura ambiente ofresquita. Basta con ponerla en la nevera unas horas antes de consumirla hastaconseguir la temperatura que desees.

Si decides tomarla para cenar, verás quete ayudará a relajarte y a descansar mejor. Es una crema muy ligera y defácil digestión a la vez que saciante; ideal para guardar la línea.

Este verano no dudes en probar esta suave yrefrescante crema de lechuga. ¡Te sorprenderá!

Ingredientes

  • 1 Lechuga maravilla eco (grande, o en su defecto, 2 pequeñas)
  • 1 calabacín eco
  • 1 pepino mediano eco
  • 1 cebolla mediana eco
  • 1 brik de Crema de avena para cocinar Oatly 200 ml
  • 500-700 ml de agua
  • 500-700 ml de agua
  • 1 pizca de pimienta negra molida Biocop
  • 1 pizca de sal marina fina Biocop
  • 4 hojas de albahaca fresca o en polvo

Preparación

– Lavar y cortar en trozos mediano, la lechuga, el calabacín y el pepino. La cebolla, mejor cortarla en juliana (tiras) para que se haga más rápido.

– Poner un chorrito de aceite de oliva en una cazuela y disponer las verduras que hemos lavado y troceado. Salpimentar al gusto.

– Dejar que se vayan haciendo a fuego medio, hasta que queden bien pochadas.

– Si dispones de batidora americana, vierte las verduras ya rehogadas y añade un brik entero de crema de avena para cocinar. (Si no dispones de batidora americana, puedes triturarlo con la batidora de mano; obtendrás el mismo resultado.) 

– Batir bien todos los infredientes y añadir agua al gusto. Con 500-700 ml  en principio tendrás suficiente, todo depende del espesor que quieras conseguir.

– Corregir de sal si fuera necesario. Si lo deseas, puedes añadir un chorrito de aceite de oliva en crudo para potenciar el sabor.

– Ya lo tienes listo para servir.

– Puedes adornar con unas hojas de albahaca fresca picadita para darle un toque de frescor. (En su defecto, puedes usar albahaca seca, pero no obtendrás el mismo sabor que con las hojas frescas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *