Tengo Osteoporosis, ¿qué puedo hacer?

en SALUD | Publicado 09-01-2015 | Joan Nadal
osteoporosis
Lo primero es no asustarse y comenzar a ponerle remedio, aportando al cuerpo los minerales que necesita. No es cuestión de atiborrarse de calcio, sino que hay que tomarlo de forma que nuestro organismo pueda asimilarlo, ya que si tomamos de más también nos puede perjudicar.

Lo primero en lo que uno piensa es en conseguir el calcio a través de los productos lácteos. Sin embargo, está probado que ésta no es una buena solución.

Los alimentos que no pueden faltar en nuestra dieta son las zanahorias, la fruta y los frutos secos como almendras, piñones, nueces de brasil, higos y pasas de Corinto. También son muy recomendables las semillas de calabaza, girasol y sésamo. Las algas marinas son un buenísimo complemento mineralizador; mientras que el alga marina Kelp es rica en yodo, la Lithotamne Calmagol presenta un alto contenido en calcio de fácil disolución. Otras algas para mineralizar son la Kombu y el Espagueti de Mar, que se han de cocinar, y la Wakame y la Dulse, que deben ser hidratadas.

También van bien las bebidas vegetales enriquecidas con calcio (precisamente con algas), como la leche de arroz o de avena, ideadas para personas con problemas como la osteoporosis.

Para complementar las necesidades de calcio el Dr. Vogel recomienda el Urticalcin, un complejo cálcico que, además de ayudar en los casos de osteoporosis, tiene también muy buenos efectos sobre la arteriosclerosis.

Dentro de la alimentación hemos de tomar suficientes vitaminas, en especial la vitamina D (de ahí que hayamos puesto la zanahoria en primer lugar de nuestra dieta). Se debe tomar en forma de pro-vitamina que, con la acción de los rayos solares sobre nuestra piel, se convierte en vitamina D. Por esta razón los baños de sol, tomados apropiadamente, son sumamente importantes para la osteoporosis.

La vitamina C y el hierro también son muy importantes, puesto que la hemoglobina transporta el oxígeno a todas las partes del cuerpo, sin el cual la nutrición no se puede realizar.

Además de una equilibrada alimentación, hemos de activar la energía vital de nuestro organismo mediante un ejercicio moderado, que si se hace al aire libre en un lugar con aire limpio como la montaña, unos buenos jardines o el mar, nos va a beneficiar mucho más.

La sauna seca es beneficiosa para los huesos. Nos ayuda a eliminar toxinas y, seguida de una refrescante ducha fría, activa la energía del organismo.

También hemos de descansar lo suficiente para que el cuerpo se recomponga. Cuando dormimos y conseguimos un sueño profundo, la salud del cuerpo se beneficia mucho.

En resumen: alimentación equilibrada con buenos nutrientes ricos en minerales y vitaminas, ejercicio moderado, baños de sol en contacto con la naturaleza y un descanso apropiado.


Comparte en las redes sociales:


Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre nuestros servicios, productos o proceso de compra?

ATENCIÓN AL CLIENTE

Síguenos en las redes sociales