Maquíllate naturalmente

en BELLEZA | Publicado 05-01-2017 | Gina Castillo
maquillaje natural
La historia del maquillaje se remonta hasta la Prehistoria donde se han encontrado indicadores de que utilizaban colorantes mezclados con grasas para realzar la cara y el cuerpo.

La preocupación por el cuidado del cuerpo en el Antiguo Egipto les llevó a conocer muy bien la naturaleza y a obtener de ella todos aquellos productos que le ayudasen a conseguirlo. Perfilaban sus ojos de negro, utilizaban carmín para los labios, una tez blanca, mejillas rojas y anaranjadas, párpados azules o verdes…

En la Antigua Grecia, la India, la China y Japón, utilizaron el maquillaje siguiendo un canon de belleza.

Hoy en día podemos encontrar miles de productos y marcas que nos prometen tener una mirada de ensueño, con unas pestañas cada vez más largas, una piel llena de luz, unos labios irresistibles… sin contarnos que los ingredientes que se utilizan son tóxicos y dañinos para nuestra salud y que su producción deja una huella en el ecosistema en el que vivimos. Por no hablar de la experimentación con animales…

Pero no tenemos que renunciar a esa “necesidad” de ponernos guapas, de dedicarnos un momento en el espejo y realzar nuestras partes más bonitas.

En Font de Vida encontraréis desde base de maquillaje, polvos compactos, sombras y lápices de ojos, pintalabios, correctores, máscara de pestañas, colorete… Todos ellos hechos a base de materias primas de cultivo ecológico y natural que además de darte un toque de color sabes que estás cuidando tu piel y tu cuerpo.


Cómo debemos maquillarnos

Para obtener un maquillaje natural no necesitamos emplear mucho tiempo. No se trata de ocultar nuestro rostro sino de mostrar nuestros puntos fuertes y destacarlos.

Primero debemos haber hecho la limpieza de cara e hidratado la piel (este paso hay que hacerlo aunque no nos maquillemos…).

Una vez hecho esto, aplicaremos una base de maquillaje que sea un poco más clara que nuestro color de piel, para unificar el color de la tez. La extenderemos bien por el rostro, cuello y escote, asegurándonos de que no quedan marcas donde acaba el maquillaje.

Seguidamente utilizaremos el corrector de ojeras para extenderlo por el párpado superior hasta las cejas y lo difuminaremos bien para que no se vean marcas.

Un poquito de colorete en un color que se vea natural en nuestra piel y un poco de brillo de labios y… ¡ya estamos listas!


Comparte en las redes sociales:


Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre nuestros servicios, productos o proceso de compra?

ATENCIÓN AL CLIENTE

Síguenos en las redes sociales