Las castañas, el fruto del otoño

en ALIMENTOS | Publicado 07-11-2016 | Sara Franco
castañas
La castaña es el fruto del castaño (Castanea sativa). Es el fruto seco por excelencia del otoño y sus propiedades se asemejan a la de los cereales.

Su exterior está formado por una cáscara de color marrón oscuro, debajo de ésta  tiene una piel marrón claro aterciopelada envolviendo su fruto carnoso y tierno de color beige. Tiene un sabor dulce, suave y agradable.

¿Qué nos aportan las castañas?

Su principal componente son los hidratos de carbono (45,54 gr por 100 gr.), así que nos aporta mucha energía y calma la sensación de hambre.

Entre los minerales, destacan el potasio que nos ayuda a eliminar toxinas de nuestro organismo, el fósforo y el calcio que mantiene nuestros huesos en buen estado. También contiene magnesio y hierro.

Entre sus vitaminas hacemos especial mención a la vitamina A, vitamina C y vitaminas del grupo B tales como la B2, B3 y B9.

Beneficios de comer castañas

  • Nos ayuda a mantener los huesos fuertes y en buen estado.
  • Por su alto contenido en fibra, son beneficiosas para prevenir problemas de estreñimiento.
  • Es un buen reconstituyente y combate la anemia.
  • Nos aporta mucha energía, por este motivo están indicadas para deportistas y personas que tengan que hacer un gran esfuerzo físico.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Gracias a la vitamina A, que es antioxidante, nos ayuda a mantener la piel en buen estado.
  • Es uno de los frutos secos que tienen menos calorías, así que es útil para dietas de adelgazamiento por su efecto saciante.


¿Cómo podemos comer las castañas?

Las castañas se pueden comer crudas o asadas. Lo más habitual es comerlas asadas, ya que son más fáciles de digerir. Se suelen asar en una plancha de hierro o una sartén, sin dejar de removerlas para que no se quemen. Antes de ponerlas en la sartén se les hace un corte en medio para evitar que revienten. Se sirven calientes.

Si se quieren comer las castañas crudas es importante comerlas con moderación. Para que sean más digestivas es importante masticar y ensalivar muy bien.

Otra manera de consumir las castañas en ocasiones especiales, es con el típico postres francés marrón glacé o castañas en almíbar, ideal para celebraciones.

También se pueden elaborar purés, pasteles, confituras o mermeladas, etc.

Si te gustan mucho las castañas y quieres disfrutar de ellas todo el año hay varios sistemas de conservación, entre los que destacamos:

1) La congelación: Esta seria la forma más sencilla y rápida de conservación. Para este procedimiento se pueden poner directamente crudas con la piel, se deben colocar en un recipiente hermético e irlas sacando a medida que quieras consumirlas. Las castañas crudas congeladas tienen una duración de hasta 6 meses aproximadamente.

2) Conservación al vacío en su jugo.

Pasos para realizar este sistema:
  • Pelamos las castañas.
  • Colocamos en una olla grande y cubrimos con agua fría.
  • Cuando empieza a hervir el agua bajamos la temperatura y mantenemos a fuego suave durante 15 minutos. Pasado este tiempo retiramos la olla del fuego y les quitamos la segunda piel a las castañas.
  • Las vamos colocando en tarros de cristal y seguidamente cubrimos con el agua con que las hemos hervido.
  • Para cerrar los botes al vacío tenemos que hervirlos en agua durante 45 minutos y dejarlos enfriar.


Comparte en las redes sociales:


Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre nuestros servicios, productos o proceso de compra?

ATENCIÓN AL CLIENTE

Síguenos en las redes sociales