La calabaza

en ALIMENTOS | Publicado 26-01-2017 | Pilar Medina
receta calabaza
El otoño es la época por excelencia de los frutos. Es el resultado del calor del verano, que con sus rayos da vida y fuerza a los huertos para que nos brinde todo su esplendor, haciéndolo extensible al invierno en la mayoría de sus frutos.

Muestra de ello es la calabaza. No sólo por su delicioso sabor y la cantidad de nutrientes que nos brinda, sino porque también su color nos da fuerza, pero por lo que realmente se caracteriza es por sus propiedades medicinales. La calabaza es una verdura dulce con infinidad de propiedades.

Es antioxidante y contiene abundantes vitaminas; su alto contenido en fibra hace que sea baja en calorías. También está recomendada en casos de exceso de apetito ya que su contenido en agua es de un 90% y debido a su dulzor hace que no tengamos tanta necesidad de consumir dulces dañinos para la salud.

Es un alimento ideal para desajustes gástricos, su mayor virtud y propiedad es su valor diurético y depurativo, la calabaza protege al estómago del exceso de acidez y la gastritis así como también es excelente en inflamaciones articulares y en casos de artritis y reuma.

Dado su alto porcentaje de vitamina A beneficia a la salud ocular y ayuda a prevenir cataratas. Alivia los problemas de la piel, como por ejemplo eczemas. También es ideal para los más pequeños cuando tienen exceso de mucosidad, ya que ayuda a expectorar.

De la calabaza no sólo su apetecible y anaranjada carne es un buen alimento; también las pepitas tienen múltiples ventajas y nos ayudan a mejorar la salud fortaleciendo el cerebro debido a los minerales que contiene, ayudándonos a combatir la fiebre.

Las semillas favorecen la producción de serotonina, ayudándonos a mejorar nuestro estado de ánimo y convirtiéndose en un gran aliado, tanto en estados depresivos como cuando se padece de insomnio, gracias a la presencia del L-Triptófano.

Este fruto contiene generosas cantidades de vitaminas como la A y K, ácido fólico y vitamina B3, también contiene ácidos grasos omega-3 y omega-6.
Son muy recomendables para personas con problemas óseos y articulares, debido a su contenido en zinc. Ayudan también en caso de dificultad para orinar y favorecen la salud de la próstata.

Una alternativa excelente es integrarlas en el muesli o para la elaboración de barritas de cereales caseras.

Esta es una breve exposición de las múltiples ventajas tanto de la calabaza como de su fruto: las semillas.

Vale la pena incorporarlas a nuestras costumbres alimentarias, por ello no podemos dejar de lado a esta verdura y sus frutos. Os recomendamos consumirla semanalmente de una forma muy sencilla: Elaborando cremas de calabaza caseras.



Os proponemos una receta para que la probéis en casa. ¡Está deliciosa!

Personas: 6
Preparación: 5 minutos
Cocción: 20 minutos
Tiempo total: 25 minutos

¡Disfruta de uno de los alimentos más nutritivos!

Ingredientes

  • 600gr de calabaza
  • 120gr de cebolla
  • 3 cucharadas de aceite oliva extra
  • 1 cucharadita de sal
  • Una pizca de canela

Preparación

Disponer en una cazuela unos 300ml de agua (dependiendo de lo espesa que queramos la crema)

Llevar a ebullición y añadir la calabaza, la cebolla, la sal y el aceite.

Dejar cocinar a fuego medio durante 15 minutos.

Añadir la canela y si se desea, una pizca de jengibre.

Hervir 5 minutos más.

Triturar hasta que quede una crema fina y sin grumos.

Emplatamos la cantidad deseada.

Como decoración se le añaden unas semillas de calabaza por encima. Pueden añadirse crudas o bien ligeramente tostadas para darle un sabor más intenso.

Podemos usar una calabaza de la variedad cacahuet o potimarron.

Comparte en las redes sociales:


Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre nuestros servicios, productos o proceso de compra?

ATENCIÓN AL CLIENTE

Síguenos en las redes sociales