Ensalada de montaña

en RECETAS | Publicado 20-04-2017 | Pilar Medina
esnalada montaña
Ya ha llegado el buen tiempo y para los amantes de la montaña, no hay nada mejor que dar largos paseos para relajar el cuerpo y el alma. En la montaña encontramos paz; ese silencio tan reparador que tanto bien nos hace  y nos invita a "recargar las pilas" para continuar con el día a día.

En el monte no sólo encontramos la serenidad y tranquilidad para alimentar el espíritu, también  hallamos alimentos para alimentar el cuerpo. Existen infinidad de plantas que recién cogidas nos brindan todo su potencial nutritivo.

Este fin de semana he podido disfrutar de los paseos por la montaña y he podido contemplar como la naturaleza está en todo su esplendor y como a través de las plantas las estaciones del año nos avisan de su llegada o retirada.

He cogido  violetas silvestres, nos anuncian que el invierno ha terminado. Esta flor es la última del invierno, crece en las laderas, formando un manto de color violeta como su propio nombre indica; es preciosa y muy valiosa en propiedades, sobre todo para el sistema respiratorio y digestivo. Es muy eficaz para la bronquitis, tos, fiebre, resfriado, gripe y el asma. 

Para el sistema digestivo es muy útil en casos de gastritis, ulceras y estreñimiento; ¡podéis apreciar cuán grande es esta sencilla flor!

También estaba en todo su apogeo el diente de león. Esta planta es muy común por no tener dificultad para brotar; tiene unas propiedades tan increíbles como infinitas, entre las más destacadas está la de su capacidad depurativa, favoreciendo las funciones del hígado, combatir el estreñimiento, aliviar los dolores provocados por cálculos de riñón, mejorar el acné, ayudar a adelgazar por su poder diurético, mejorar la vista y reforzar el cabello y la piel.

Estas son sólo dos de las múltiples flores que nos ofrece la naturaleza.

Y nada mejor para terminar tan provechosa mañana que hacer una ensalada incluyendo estos dos tesoros. Os comparto cómo la elaboré.

Preparación

Hacer una ensalada con  lechuga, rúcula, berros, pepino, zanahoria, pimiento....con aquellos ingredientes que utilicéis habitualmente, y añadir las hojas tiernas del diente de león y las flores de violeta recién recolectadas , es un estallido de colores y sensaciones, ya que en esta salida a la montaña he alimentado el alma y el cuerpo.

Comparte en las redes sociales:


Preguntas frecuentes

¿Tienes alguna duda sobre nuestros servicios, productos o proceso de compra?

ATENCIÓN AL CLIENTE

Síguenos en las redes sociales