Descubriendo el tahini

Hoy vas a descubrir el Tahini. Tahini es una pasta deliciosa antigua fuente de poder nutricional, y excepcionalmente versátil. Puedes agregarlo a cualquier plato: desayuno, almuerzo o cena y tiene un sabor increíble.

¿Qué es el Tahini?

La salsa Tahini, también llamada Tahina o Tahin es una pasta o mantequilla de sésamo que se obtiene moliendo las semillas de sésamo, mezclándolas con agua y sal. El tahini se utiliza mucho en la cocina asiática, en oriente medio y en la cocina árabe para elaborar otras recetas como el hummus, el puré de berenjenas o el Faláfel.

Hay dos tipos de Tahini

Tahini blanco: Se elabora con semillas crudas, descascarilladas y sin tostar. Su sabor es intenso.
Tahini tostado: Está elaborado con semillas enteras tostadas. Tiene un sabor más intenso que el tahini blanco y es de color más oscuro.

Propiedades del Tahini

El tahini es un alimento muy energético ya que tiene un alto contenido en grasas.
Al elaborarse a partir del sésamo es muy rico en ácidos grasos esenciales, Omega 6 y 9 principalmente. Esto es muy importante para mantener en buen estado del sistema cardiovascular. También contiene gran cantidad de lecitina, esto nos beneficia regulando el colesterol y manteniendo las arterias sanas, contribuyendo a prevenir la mala circulación.
Es rico en proteínas de un alto valor biológico. Aunque no posee todos los aminoácidos esenciales, si se combina con legumbres o cereales, se potencia su valor nutricional.
Esta pasta elaborada con semillas es una importante fuente de calcio, aportándonos más calcio que la leche. Esto nos ayuda a mantener los huesos y los dientes en buen estado.
Puesto que el calcio del sésamo se obtiene de la cascarilla, es importante consumir tahini tostado o integral porque está elaborado con semillas de sésamo enteras. El tahini blanco no contiene apenas calcio, pues se elabora con la semilla de sésamo descascarillada.
La mantequilla de sésamo también nos aporta fibra, de esta manera nos ayuda prevenir el estreñimiento y regular el tránsito intestinal.
Contiene vitaminas del grupo B, que contribuyen al buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso; y vitamina E que actúa como antioxidante, ayudando a mejorar el sistema inmunológico y mantener una óptima salud de nuestra piel, entre otros beneficios.

Entre sus múltiples propiedades, cabe destacar también que es una fuente de minerales tales como el magnesio,  el fósforo, el silicio, el zinc, el cobre y el boro.



¿Cómo podemos introducir el Tahini en nuestra alimentación?

El tahini se puede utilizar como paté, untándolo en el pan para desayunar o merendar, como una alternativa a la mantequilla o margarina, ya que nos aporta grasas saludables para nuestro organismo. También podemos hacer hummus mezclando el tahini blanco, zumo limón y garbanzos cocidos, triturándolo todo bien hasta obtener una pasta fina.
Por otra parte, podemos elaborar diversas salsas como el humus mezclándolo con aceite de sésamo crudo o tostado, por ejemplo, añadiendo unas gotitas de limón y aderezando con hierbas aromáticas; pudiéndola utilizar para aliñar nuestros platos de pasta, verduras cocidas o al vapor, e incluso, añadirla a un arroz vegetariano para potenciar sus nutrientes.

¿Cómo se hace el Tahini?

El tahini lo podemos encontrar ya preparado o lo podemos hacer nosotros mismos. Es muy sencillo, simplemente sigue los pasos en la sección de preparación.

Ingredientes del Tahini

  • 3 cdas de sésamo
  • 4 cdas de agua
  • una pizca de sal

Preparación del Tahini

  • Colocamos las semillas de sésamo en una picadora o un molinillo eléctrico.
  • Añadimos el agua, la sal y lo trituramos todo junto.
  • Repetimos este proceso hasta que quede una pasta lo mas lisa y homogénea posible.

Historia de Tahini

¡Las semillas de sésamo se han cultivado en la India desde el año 5000 antes de Cristo!
Tahini se menciona como ingrediente en Hummus Kasa . Esta es una receta de un libro de cocina árabe del siglo XIII Kitab Wasf al-Atima al-Mutada.
Tahini ha estado disponible desde 1940 en tiendas de alimentos naturales estadounidenses.

Nutrición Tahini

Debido a que las semillas de sésamo se muelen en una pasta, el tahini es muy fácil de digerir y muchos de sus nutrientes llegan al torrente sanguíneo en aproximadamente media hora de consumo.

  • Tahini es rico en vitaminas E, B1, B2, B3, B5, B6, B15 , biotina y colina y los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6.
  • También es una fuente de vitamina A.
  • Esta pasta cremosa y sabrosa tiene un 20 por ciento de proteína completa, lo que la convierte en una fuente de proteínas más rica que la mayoría de los frutos secos , las semillas de soja, las semillas de girasol y la leche.
  • 35 gramos de tahini pueden contener casi el 35% de la ingesta diaria recomendada de calcio. De hecho, se afirma que el tahini es la mejor fuente de calcio que existe. A diferencia de los productos lácteos que suministran calcio, no se forma moco.
  • Tahini también es rico en minerales como magnesio, potasio, hierro y fósforo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *